Galgo español

GALGO

Procedencia: España

Utilidad: Caza para liebres, carreras y compañía

Clasificación Alianz: Grupo v

Raza oficial española –  REAL DECRETO 558/2001, de 25 de mayo,  por el que se regula el reconocimiento oficial de las organizaciones o asociaciones de criadores de perros de raza pura 

Resumen histórico: El galgo español es conocido ya en la Edad Antigua por los  Romanos, aunque hemos de  suponer que su llegada e implantación en la Península sea muy anterior. Descendiente  de los antiguos lebreles  asiáticos, se  ha adaptado a nuestras  diferentes zonas de estepas y llanuras. Se ha exportado en grandes cantidades a otros países como Irlanda e Inglaterra, durante los siglos XVI, XVII y XVIII, siendo nuestro galgo uno de los padres del galgo inglés que presenta con  el galgo español las  similitudes propias de la  raza que le sirvió  de  base  antes   de  su  posterior  selección   y aclimatación. Cabe  destacar, entre  las numerosas citas de  autores clásicos, aquella del Arcipreste  de Hita que dice: “A la liebre que sale, luego,  le echa la galga”,  demostrando así la principal  y ancestral función de la raza.

Comportamiento: De carácter  serio y retraído;  en ocasiones aunque en la caza demuestra una gran energía y vivacidad.

Región craneal

Cráneo: Escasa  anchura y perfil subconvexo.
Cabeza: Proporcionada respecto al cuerpo, es alargada, enjuta y magra

Región facial

Trufa: Pequeña, húmeda y de mucosas negras.
Hocico: Largo, de  perfil subconvexo, con ligero acareamiento del borde superior hacia la trufa. Caña nasal estrecha.
Labios: Muy enjutos. Finos, tensos  y de mucosas oscuras.
Mandíbula/Dientes: Dientes fuertes, blancos y sanos. Mordida en tijera. Caninos muy desarrollados. Existen todos los premolares.
Ojos: Pequeños, oblicuos,  almendrados; preferiblemente oscuros, de  color avellana. De mirada tranquila, dulce y reservada.
Orejas: Triangulares, de base amplia y carnosa, se vuelven más delgadas y finas hacia la punta, que es redondeada.
Cuello: Largo,  de  sección  ovalada, plano,  esbelto,  fuerte  y flexible.
Cuerpo: Rectangular, fuerte y ágil, irradia robustez, agilidad y resistencia. Presenta una amplia caja torácica y un vientre bien recogido.
Espalda: Fina y musculosa
Lomo: Largo, fuerte,  no muy ancho y de borde superior arqueado con compacta y  larga  musculatura,  dando sensación  de  elasticidad  y fortaleza
Pecho: Poderoso, aunque no muy ancho; profundo sin alcanzar el codo y  muy largo  hasta  las  costillas flotantes.  Punta  del  esternón marcada.
Cola: De inserción baja, ancha en la base, se extienda entre las extremidades y en contacto con ellas.

MIEMBROS ANTERIORES:

Hombros: La  escápula  ha  de  ser sensiblemente más corta que el brazo.
Antebrazo: Muy  largo;  recto y paralelo, huesos  bien definidos,  con tendones  bien marcados

MIEMBROS POSTERIORES:

Muslo: Muy fuertes,  largos, musculados y tensos.  El fémur lo más perpendicular   posible.
Pierna: Muy larga,  de hueso marcado y  fino. Musculada en su parte superior; menos en la  zona inferior, con clara apreciación de venas y tendones.
Corvejón: Bien marcados  con nítida  apreciación del tendón  que estará muy desarrollado.
Pies: De liebre. Dedos apretados y altos.  Falanges fuertes  y largas.  Tubérculos  y  almohadillas  duros y  de  buen  desarrollo. Membrana interdigital moderada y uñas bien desarrolladas.
Movimiento: El  movimiento típico  es naturalmente  el galope.  El trote ha  de ser  largo, rasante a  tierra, elástico y potente.  Sin tendencia a la lateralidad y sin ambladura.
Pelo: El pelo de todo el cuerpo, incluido el espacio interdigital, es denso, muy fino, corto y liso.
Color: Se permiten todos los colores, aunque los que se consideran más típicos son: leonado y atigrado, negro, moteado negro, tostado, canela, amarillo, rojo, blanco con manchas blancas y pío.

Tamaño y peso:

Machos: 62-70 cm, 25-30 kg.
Hembras: 60-68 cm, 20-25 kg.

Defectos de esta raza:

  • Perro agresivo o temeroso
  • Ausencia de tipicidad.
  • Nariz partida.
  • Prognatismo superior  pronunciado o prognatismo inferior.
  • Línea dorso-lumbar muy ancha, plana y recta.
  • Pecho que sobrepase ampliamente el codo.